Presentación

Han terminado los Juegos Olímpicos y lo que hemos visto en gimnasia artística ha sido la gota que ha colmado el vaso para acabar de decidirme por abrir este blog. La gimnasia ARTÍSTICA, como la conocíamos, ha muerto (todavía no, pero está herida de muerte) y ha dado paso a la acrobacia espectacular.

Pero, ¿por qué ha pasado esto? En gran parte debido al cambio de código de puntuación, donde se le da una grandísima importancia a la dificultad del ejercicio y se deja un poco de lado la maestría y la interpretación. Esto hace que gimnastas y entrenadores jueguen con el código para conseguir la máxima nota posible y, para eso, realizan un sinfín de acrobacias imposibles que aumentan enormemente la nota del ejercicio. En cambio, dejan de lado la parte artística, que debería ser tanto o más importante que la acrobática.
El más claro ejemplo de esto es el equipo femenino de Estados Unidos. Gimnastas con cuerpos privilegiados que no hacen más que girar y girar, pero que no expresan ni transmiten nada. Alcanzan una nota de dificultad altísima y una ejecución casi perfecta, lo que hace que copen todos los podios. Máquinas inexpresivas de saltar. Quizás podríamos excluir a Lauire Hernandez, que sí expresa más que sus compañeras.
No obstante, no todo está perdido: las gimnastas rusas aún mantienen esa elegancia que las caracteriza desde que formaran parte de la dominante Unión Soviética. También hay esperanzas con el equipo de los Países Bajos, que presentan unos ejercicios en barra y, sobre todo en suelo, dignos de aplaudir. También merecen mención especial las chicas del equipo alemán. Por supuesto, los oros de Aliya Mustafina (Rusia) en asimétricas y Sanne Wevers (Países Bajos) en barra de equilibrio nos hacen vislumbrar un halo de esperanza. La gimnasia artística aún riela.
Mi idea es escribir un pequeño artículo todos los domingos, pero no prometo nada. También intentaré, y lo escribo aquí como autorrecordatorio, utilizar términos correctos tales como estadounidenses y Países Bajos en lugar de americanos y Holanda. Manías que intentaré erradicar.
Como muestra, dos vídeos. Dos ejercicios de suelo que hemos podido ver durante los Juegos Olímpicos de Río. El primero, Alexandra Raisman (no he encontrado vídeo de Río, pero el ejercicio es el mismo): cuatro series acrobáticas y zancadas que dudosamente alcanzan los 180 grados requeridos. El segundo, Eythora Thorsdottir: tres series acrobáticas, giros (se los he visto mejores) e interpretación exquisita (también una calidad de vídeo casero).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s